ODS 4   

Contexto global y América Latina y el Caribe

Desde una perspectiva global, el acceso a la educación debe mejorar. Hoy en día, 121 millones de 2,100 millones niños en el mundo no asisten a la escuela. Además, 250 millones niños son analfabetos, aunque muchos de ellos sí han ido a la escuela. Eso nos muestra que además del acceso a la educación, debe mejorar la calidad educativa, y por tanto el ambiente escolar, esto, si se pretende desarrollar un aprendizaje a largo plazo que procure una sociedad sostenible.

Frente a la exigencia de la realidad actual, se requiere la acción creativa y autónoma tanto de individuos como de colectivos. Con el objetivo de alcanzar todos los ODS, en particular ‘Educación de Calidad’, la estrategia global se estructura en torno al desarrollo de competencias. Por esta razón, la UNESCO considera clave estas ocho competencias transversales:

  1. Pensamiento sistémico,
  2. De anticipación,
  3. Normativa,
  4. Estratégica,
  5. De colaboración,
  6. De pensamiento crítico,
  7. De autoconciencia e
  8. Integrada de resolución de problemas.

En relación a los objetivos específicos de aprendizaje, la propuesta es incidir en tres dominios del individuo: cognitivo, para la comprensión de la EDS y los desafíos que implica; socioemocional, para desarrollar habilidades como la colaboración, la negociación, la comunicación y valores, actitudes e incentivos de autorreflexión; y conductual, referente de las competencias de acción.

El estado actual del ODS 4 dentro del contexto de Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá, tiene dos cualidades: la primera es la falta de disponibilidad de datos, misma que sugiere, entre otras posibles, una falta de maestría en procesamiento de información: la segunda es la disparidad entre la región América Latina y el Caribe y los casos puntales de los Estados Miembros que serán sujeto de este proyecto. A pesar de que los datos correspondientes a la disponibilidad de información en la Región superan al promedio mundial en seis de los diez ODS reportados, no es así para el caso de Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá. De esta manera, se ratifica la necesidad de desarrollar indicadores, estándares y herramientas que faciliten la comparabilidad a través de los múltiples Estados miembros.