Más allá de los muros universitarios: acciones por el medio ambiente

Pedro Medellín Milán
Marcos Algara Siller

A veces hay que recordar acciones comunitarias que van dando rumbo a la vida sobre la Tierra. El Día Mundial del Medio Ambiente nos lo recuerda cada 5 de junio desde hace 43 años.

Nuestra universidad, nuestra querida Uni, ha creado durante décadas una estructura académica, científica y cultural que ha ido delineando algunas de las acciones para el cuidado del medio ambiente. Desde la formación más básica, hasta posgrados internacionales de gran reconocimiento donde se estudian y proponen estrategias para la conservación de la naturaleza.

Esta historia nos ha permitido consolidar proyectos al interior de nuestra organización como el Sistema de Gestión Ambiental, talleres de formación extracurricular y hasta infraestructura como el Unitecho vivo que apenas cumple un año de creación, como por ejemplo de apropiación de espacios y azoteas para convertirlos en espacios verdes, como parte del programa universitario Unihuerto urbano. Se decide en 2015 tornar el modelo de huertos urbanos y apropiación de espacios públicos en generadores de vida y espacios de convivencia, para llevarlos a las comunidades más necesitadas.

Por ejemplo, con el apoyo de la empresa Cummings, que después de varios años sigue confiando en nosotros para el diseño e implementación de programas de beneficio ambiental y de justicia social, se plantea intervenir en una comunidad de la Delegación de La Pila, en la escuela primaria Francisco González Bocanegra con un modelo de estrategias y herramientas hacia la sustentabilidad urbana. Es un modelo participativo con la comunidad, donde se involucran las opiniones, gustos y necesidades de alumnos, padres de familia y profesores del plantel.

Las herramientas para lograr la eficiencia en los recursos se basan en infraestructura y eco-tecnias. Esta eficiencia busca que la escuela sea autosuficiente en energía, que logre un mejor aprovechamiento del agua y que produzca sus propios alimentos.

Para consolidar la apropiación de las propuestas realizadas en colaboración permanente, se realizan talleres de capacitación, eventos de autoconstrucción y supervisión para el mantenimiento de las herramientas implementadas. La infraestructura más importante involucra sistemas de capacitación de agua de lluvia, humedales para tratamiento de aguas residuales, remodelación de servicios sanitarios eficientes, sistema de celdas fotovoltaicas, iluminación con tecnología LED, invernadero para hortalizas, áreas de juegos y deportivas y, actualmente en construcción, un huerto y su sistema de riego.

Se pretende demostrar el costo-beneficio positivo del modelo así como el impacto positivo hacia la reducción de la marginación y el aumento de la calidad de vida de los habitantes a través de estrategias hacia la sustentabilidad.