Premio al Mérito Ecológico

Sábado, 18 de Noviembre del 2017
Accesos 



Esta página esta en constante modificación.

 

Descargas

Candidatura al Premio al Mérito Ecológico.
Resumen y documento en extenso sobre los aportes de la UASLP, con algunos anexos de información detallada.
Descargar resumen

Cuestionario “Educación para el Desarrollo Sustentable” SEP-SESIC-DGES
Compendio de acciones sobre medio ambiente y sustentabilidad en la UASLP
Descargar cuestionario (1.16Mb)

Recuento preliminar de cursos impartidos con enfoques o contenidos ambientales y/o sobre la sustentabilidad social, económica y política, UASLP:
Ver información de cursos (23Kb)

Postal conmemorativa al Premio al Mérito Ecológico 2006
Ver Postal (101Kb)

Folleto informativo del Día Mundial del Medio Ambiente
[ 5 de juio del 2004]
¡Descarga el documento! (489 k)

Catálogo de Programas y Proyectos de la UASLP en temas Ambientales
¡Descarga el documento!  (139 k)

Carpeta Informativa de la Agenda Ambiental
Descarga en español (484 k)
Download in English (574 k)

¿Cómo asume este Premio la UASLP?

La UASLP asume este Premio como un reconocimiento al esfuerzo de toda la comunidad universitaria que, de una u otra manera, se ha involucrado cada vez más en iniciativas que buscan proteger el medio ambiente y construir la sustentabilidad, tanto en las funciones docentes, de investigación, de vinculación y extensión, y de gestión.

Además, este Premio exige a los universitarios la responsabilidad de incrementar nuestro compromiso hacia la sustentabilidad como un elemento fundamental de la pertinencia y calidad de las funciones sustantivas de la UASLP. Los desafíos que enfrenta la Universidad en este sentido, son todavía más grandes que los aportes y logros mencionados.

Discurso Lic Mario García Valdez
Rector de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí
Ceremonia de Entrega del Premio al Mérito Ecológico
Chihuahua, 5 de Junio de 2006


Sr. Vicente Fox Quezada, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos; Lic. José Reyes Baeza Terrazas, Gobernador del Estado de Chihuahua; Ing. José Luis Luege Tamargo, Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales; distinguido presidium y miembros del Consejo Consultivo Nacional para el Desarrollo Sustentable:

Pensar la sustentabilidad es pensar el futuro, el presente y el pasado, bajo los principios de equidad, justicia, democracia y calidad de vida. El futuro, porque necesitamos imaginar, creativa y colectivamente, los modelos alternativos que podemos construir en lo social, lo económico, lo ambiental, lo productivo y lo científico-tecnológico, para convivir armónicamente entre nosotros y con la naturaleza. El presente, para reconocer nuestra realidad críticamente, identificar la distancia que nos separa de nuestras aspiraciones y definir los pasos que debemos dar como comunidad y como individuos. El pasado, para reconocer el origen; la historia de los problemas que nos aquejan y de los desafíos que nos planteamos.

La distancia que todos los países tenemos hacia la sustentabilidad es tan grande, que podríamos sentirnos escépticos ante la magnitud y complejidad de los retos que se tienen que enfrentar. Ni el enorme poderío científico técnico, ni los modelos económicos vigentes, han logrado superar los graves problemas pendientes de la humanidad. Por el contrario, todos conocemos las evidencias que muestran cómo estos problemas se han exacerbado, por ejemplo, al dedicar la mayor parte de los recursos provenientes del desarrollo, a la militarización del planeta o al crecimiento de sociedades opulentas cuyas condiciones de vida contrastan dramáticamente con los altísimos niveles de pobreza y marginación que existen en el mundo.

Un nuevo paradigma implica recobrar nuestros sueños y valores. Tendremos que imaginar visiones de futuro globales y regionales y comprometernos con ellas. Por un lado, aspiramos a construir una sociedad global capaz de vivir en paz y equidad, bajo los principios de tolerancia y respeto a la diversidad cultural. Al mismo tiempo necesitamos fortalecer las comunidades y las regiones para basar su desarrollo en la gestión endógena y democrática de su patrimonio ecológico y cultural. En este contexto, lo menos difícil es fortalecer y aprovechar el acervo científico y técnico, aunque habrá que redirigirlo para obedecer los mandatos sociales, y así desarrollar tecnologías regionales sustentables en armonía con la naturaleza y construir la sociedad que nos propusimos.

No cabe duda de que “rescatar” nuestro futuro requiere cambios profundos. Estos cambios requieren la construcción de propuestas y soluciones específicas que conduzcan a ese futuro posible. Afortunadamente, existen organizaciones y personas que siguen apostando a la esperanza y a la construcción de alternativas, en el corto y largo plazo, implicando todos sus recursos, sus energías y su tiempo. Hay personas que dedican su vida, que comprometen todos sus proyectos, que sacrifican otras recompensas, para perseguir este desafío. También hay organizaciones, tanto públicas y sociales como empresariales, que en los hechos muestran su compromiso con la sustentabilidad.

Estos esfuerzos deben trascenderse a sí mismos, pues persiste el desafío de construir visiones coherentes y relativamente precisas sobre cómo sería una sociedad sostenible y cuáles serían las estrategias de transición. Sin esas visiones y estrategias, difícilmente podremos generar la voluntad política o el esfuerzo colectivo necesario para llevarnos de aquí para allá.

El premio que recibimos hoy es un reconocimiento a la sociedad mexicana en su conjunto, por la convicción que muestra a través de sus empresas, organizaciones civiles, investigadores e investigadoras, ciudadanos y ciudadanas, e instituciones educativas, que día a día contribuyen a construir ese futuro sostenible, aún a sabiendas de las dificultades que entraña.

En lo particular, me corresponde el alto honor de hablar a nombre de los cinco que recibimos el Premio al Mérito Ecológico: La Dra Blanca Jiménez Cisneros, investigadora de la UNAM; La Flor de Catemaco, S de RL de CV, por el sector empresarial, de Veracruz; el Grupo para Promover la Educación y el Desarrollo Sustentable AC, por el sector social, del Distrito Federal; La Sra Bárbara Mackinnon Haskins en la categoría individual, de Quintana Roo; y, por supuesto, nuestra Universidad Autónoma de San Luis Potosí por el sector educativo, de San Luis Potosí. Estoy seguro que para todos nosotros este premio representa una mayor responsabilidad con el futuro. Nuestro agradecimiento al jurado y a la Semarnat, por esta convocatoria, por el arduo trabajo de evaluación y, por lo que a mí toca, por la honrosa compañía en que nos encontramos hoy aquí, con los otro cuatro galardonados, los consejeros y consejeras del Consejo Consultivo Nacional para el Desarrollo Sustentable y otros invitados distinguidos.

La Universidad Autónoma de San Luis Potosí, la primera universidad que recibe este premio nacional, lo recibe en su carácter de universidad pública estatal, como un estímulo para todos los profesores, estudiantes, autoridades y trabajadores que a lo largo de los últimos veinte años han trabajado arduamente en todos los ámbitos, para incorporar la perspectiva ambiental y de la sustentabilidad en todo el quehacer académico y de gestión. También representa un compromiso, pues a partir de ahora deberemos multiplicar y ampliar nuestros esfuerzos, con la confianza de que partimos de institución sólida, que recoge lo mejor de sus tradiciones académicas y se proyecta hacia el cambio, la innovación y el futuro.

La incorporación de la sustentabilidad como un principio fundamental del quehacer universitarios es ya una reivindicación en los ámbitos internacional y nacional. Desde muy diversos espacios como la UNESCO, la ONU, la Conferencia Mundial de Educación Superior, la ANUIES y la SEMARNAT, desde hace tiempo se insiste en el papel esencial que tiene la educación superior para alcanzar la sustentabilidad. Doce rectores de universidades públicas y privadas mexicanas, integrantes del Consorcio Mexicano de Programas Ambientales Universitarios para el Desarrollo Sustentable (Complexus), suscribimos públicamente varios compromisos en este sentido en febrero de este año.

Las universidades públicas debemos asumir la sustentabilidad como un nuevo principio universitario que nos guía para cumplir mejor nuestra función social. Esto implica incorporarlo sistemáticamente a los criterios de calidad, equidad y pertinencia con que desarrollamos nuestros programas académicos. Pero también como espacios privilegiados para la discusión de las ideas y la generación del conocimiento. En síntesis, las universidades debemos contribuir a la construcción de las visiones que nos permitirán convertir en una realidad el futuro que deseamos.
Y si bien hemos invertido un gran esfuerzo en este proceso, también nos hemos emocionado y divertido, y eso es lo que les deseo a todos.

Muchas gracias

Enlaces
¿Qué es el Premio al Mérito Ecológico?
¿Cómo concursó la UASLP?
¿Por qué obtiene el premio la UASLP?  
¿Cómo asume este premio la UASLP?
Fotos de la entrega del premio

 

 
 
. | Portada | PEAS | PMPCA | SGA | Artículos | Enlaces | Grupos |
El mantenimiento y actualización de este sitio web está a cargo de la Ing. María Eugenia Almendárez, Coordinadora de Sitios Web y Apoyo Técnico de la Agenda Ambiental.
 
Apoyo técnico y hospedaje de la Web  División de Informática de la UASLP
Ultima actualización
2 de julio de 2006